Historia como diseñadora de áreas verdes

Apasionada por lo que hago, y gracias a mi experiencia de vida, durante 15 años me he dedicado profesionalmente al desarrollo de áreas verdes.

Desde que recuerdo siempre conectada con el aire, la tierra, el agua, los animales y las plantas; en el campo de mis abuelos, en el huerto de flores y hortalizas de mi abuela, en mi jardín que plantaba mi papá, observando y aprendiendo. Ahí conocí algunos misterios de la vida natural. Aprendí a reconocer, multiplicar, y mantener las plantas; ya en mi época escolar tenía mi propia colección.

Una mirada científica obtuve como estudiante de Biología en la Universidad Católica, en Valparaíso. Los viajes de estudio al norte, a la costa, al desierto florido, y a parques botánicos. Todos ellos guiados por nuestros profesores, zoólogos, botánicos, ornitólogos, entomólogos, ecólogos, quienes apasionados por su quehacer, enriquecieron mi mirada y reforzaron mi conocimiento, curiosidad y amor por la biología, “estudio de la vida”. Seguí profundizando en el área de los procesos y los sistemas al estudiar Ingeniería en Ejecución en Biotecnología, con interés en cultivo de tejidos vegetales.

Mi gusto y facilidad por lo estético me llevó a incursionar en Paisajismo, y realicé cursos de Paisajismo y Jardinería en el Club de Jardines de Chile, en el cual participo, ya durante 6 años, como Directora. Profundicé mis estudios con un post título de Paisajismo en la Universidad Católica, en Santiago. En adelante, en este constante aprendizaje tanto formal e informal, he asistido a seminarios, y participado como expositora y charlista en ferias, exposiciones, diarios, revistas, y en televisión.

El buen uso del agua, es vital para el buen desarrollo de las áreas verdes, por lo que me he especializado también en el desarrollo de proyectos de riego.

Hace 21 años vivo en una parcela en Colina, dónde he podido experimentar cultivando, multiplicando, y observando el comportamiento de diferentes especies vegetales, y ha sido tan gratificante esta experiencia, que he formado mi propio vivero.

Volver arriba